Seguridad y ubicación: dos consideraciones básicas al arrendar una bodega

Seguridad y ubicación: dos consideraciones básicas al arrendar una bodega

Una ubicación buena permite una adecuada distribución, a la vez que minimiza el riesgo de ingresos violentos. Por eso, elegir cómo y dónde almacenar los productos de una empresa es una decisión crítica del negocio.

La industria del arriendo de bodegas se ha posicionado como aliada de las empresas dada la flexibilidad que ofrece, para ir aumentando o disminuyendo requerimientos de espacio de acuerdo a las necesidades, estacionalidad, o cualquier evento que se presente. En este ámbito, Raimundo Prieto, gerente de operaciones de Bodegas San Francisco (BSF) comparte una serie de recomendaciones para facilitar la decisión:

  • Ubicación: hay distintos aspectos a tener en cuenta: precio, seguridad, ubicación, materialidad (por incendio o sismo), tipo de piso, etc. Sin embargo, en este último tiempo ha cobrado mayor relevancia la seguridad y una ubicación que además de permitir una buena distribución, minimice el riesgo de que puedan ingresar personas de manera violenta. El estar alejados de lugares que puedan originar una turba, que desencadene un saqueo, se ha transformado en una condición básica para una bodega segura. Si bien esto era secundario hace unos meses, luego del estallido social, este atributo se ha vuelto prioritario para muchos clientes.
  • Seguridad: En esta arista hay una serie de variables importantes. El experto de BSF detalla los siguientes puntos:

-Barreras físicas perimetrales robustas y controladas, idealmente con más de un anillo de seguridad. En este ámbito sigue siendo muy efectivo el apoyo de perros en perímetros sensibles.- Accesos que permitan la transformación de una calle fluida a una cerrada que impida un ingreso incluso de manera violenta (antiportonazos).

-Un buen sistema de CCTV, que incorpore nuevas tecnologías como la analítica y cámaras térmicas.-

– Alarmas conectadas a una central que permita unas rápida reacción

– Móviles y personal que patrulle los recintos en los períodos nocturnos y festivos.

– Una central de operaciones 24/7 que controle los patrullajes, CCTV, alarmas, etc

– Un sistema de control de acceso que permita el ingreso a los recintos de manera fluída, pero controlando que sólo accedan personas que estén expresamente autorizadas a ingresar.

  • Monitoreo. Los sistemas de seguridad actúan de dos maneras: pasivos y activos. Los primeros requieren un mantenimiento que se puede hacer de acuerdo a un plan periódico. Sin embargo, los sistemas activos se basan en un monitoreo que genera alertas (alarmas, patrullajes, guardias, sensores, etc) y estas alertas sólo tienen sentido si existe una reacción rápida y precisa. Las reacciones van desde encender una sirena hasta poder bloquear un acceso. Sin embargo, lo más valorado es la detección de los potenciales delincuentes, que rondan diariamente los barrios industriales.
  • Flexibilidad. Los contratos a corto plazo y la posibilidad de contraerse o agrandar los Centros de Distribución y Bodegas según la demanda, son un factor de flexibilidad clave para que los negocios sorteen sin problema las fluctuaciones estacionales. Además, los modelos de condominio permiten incorporar servicios anexos de oficinas, casino y espacios de recreación, centralizando en un mismo punto la operación del negocio. Esta opción es particularmente atractiva para los operadores de última milla.

Con 1.600.000 de m2 disponibles para almacenamiento en Chile, BSF es el principal actor del bodegaje nacional. Desde 1985 a la fecha, se ha hecho de 14 centros, siete están en Santiago, cuatro en regiones (Antofagasta, Chillán, Temuco y Pto. Montt) y tres en Lima, Perú.

CATEGORIES
TAGS
Share This

COMMENTS

Wordpress (0)
error: Alerta: El contenido está protegido !!